Trío sexual gay | La guía de los 7 pasos

Cómo montarse un trío gay

Trío sexual gay: cómo alcanzar el éxito

De romper el hielo a alcanzar el clímax

Un trío sexual gay es una ida con la que todos hemos fantaseado alguna vez. Y todos habréis valorado con posterioridad cómo os ha ido. ¿Ha valido la pena? ¿Repetirías? ¿Tus ojos no se han acostumbrado a la imagen de tu novio a cuatro patas mientras le penetra otro tío?  

Vamos a proporcionaros algunas reglas básicas para que vuestro primer trío sexual gay sea una experiencia memorable. Bien porque habéis decidido que vuestra vida sexual está incompleta, bien por que os gusta experimentar o sencillamente porque las fantasías están para hacerse realidad. 3 cositas:

  1. Si no estas seguro de hacer un trío es mejor que no lo hagas porque te va a salir mal seguro. 
  2. Es sólo sexo. Si eres una persona con facilidad para atormentarse y arrepentirse te recomendamos que pruebes otras actividades: largos paseos por el bosque, coleccionar cosas juntos, haceros voluntarios de una ONG, pero olvidad los trios.
  3. Tienes curiosidad. Si estás leyendo seguro que agradeces toda la información que te podamos proporcionar. 

Regla 1

Busca, compara y elige

Hay cientos de candidatos dispuestos a montárselo con una pareja y hacer realidad un trio sexual gay. Es mas fácil poner de acuerdo a 2+1 que a tres por separado pero estés solo o emparejado se trata de encontrar al tío perfecto. Es solo sexo, el amor no tiene nada que ver con ésta experiencia, así que busca bien. Te recomendamos que selecciones al menos seis candidatos. A partir de ahí comienzan los descartes. Este primer momento del proceso puede realizarse en compañía de tu pareja o en solitario. Podéis buscar por vuestra cuenta (Grindr, Wapo, Scruff, Facebook, etc) y después poner en común la lista de los preseleccionados.

Regla 2

Comienzan los descartes

La lista debe contener, al menos,  seis chicos (3 aportados por cada uno de vosotros) Ahora llega el momento de poner en común los perfiles. Lo primero es elegir el rol que más os conviene (os recomendamos un versátil que dan mas juego). Ahora entran en juego factores exclusivamente físicos. Tened en cuenta que hay tíos muy guapos con cuerpos perfectos, pero que -¡horror!- son un desastre en la cama. Pero para que nos vamos a engañar. Aquí solo funciona el método prueba-error, así que mejor elegir un chulazo antes que a un chico interesante. Lo que debéis tener claro es que el elegido deberá todavía pasar por la prueba de la caña, pero ese es nuestro paso número 3.

Regla 3

La prueba de la caña

Os aconsejamos no meteros directamente en la cama. Una vez que hayáis seleccionado a vuestro candidato habrá llegado el momento de conocerse en persona. Habréis intercambiado fotos, habréis mantenido largas charlas hablando de vuestras aficiones, intereses y lo más importante, vuestros gustos sexuales. Cada uno de vosotros conoce a estas alturas muchos aspectos de la vida sexual y personal de vuestro invitado y llega un momento crucial para hacer realidad vuestra fantasía: tomarse una caña. 

Ese instante en que las miradas se cruzan en torno a una cerveza es el que probablemente decidirá si os vais a ir a la cama. Escrutareis cada detalle, cada gesto, cada sonrisa, cada milímetro, hasta que la química decidirá si es apto. Os recomendamos que no seáis demasiado exigentes. Vale que la gente cambia mucho en las fotos, pero debéis valorar el conjunto. De todas maneras pensad que es solo sexo, no vais a pasar por el juzgado. 

Regla 4

Diálogo, diálogo, diálogo

El chico ha pasado el filtro. Habéis elegido una cervecería cerca de vuestra casa y el alcohol te ha soltado la lengua. El candidato es simpático y has tenido un par de erecciones mientras te lo imaginas desnudo en la cama. Pero, ¡cuidado! no te confíes. Aun queda el momento mas complicado. ¿Habrá afinidad bajo las sábanas? Nuestro consejo es que expliquéis sin tapujos qué es lo que os gusta hacer en la cama y que es lo que aborrecéis. Puede que el candidato se venga arriba y nada mas cruzar el umbral de la puerta se lance hacia vuestro paquete. Tiempo al tiempo. Hay que romper el hielo. Comienza la siguiente fase.

Regla 5

Romper el hielo

¿Cómo pasar de la conversación al trío sexual gay? Sí. Es verdad, puedes sentirte avergonzado. Es tu primera vez. Y con tu novio al lado. ¿Te lanzas? ¿Dejas que los demás hagan su trabajo?  El alcohol es una buena forma de deshinibirse, pero tampoco es recomendable pasarse con la bebida. No queremos que te emborraches. Puedes optar por proponer un juego que es siempre una buena opción para dejarse llevar. Te recomendamos alguna de las múltiples aplicaciones que existen para iphone y android como el dado del sexo. Es un entretenido juego que te propone desde caricias, a juegos sexuales mas directos, que te proporcionarán una opción divertida para que en el polo norte comience el deshielo.

Regla 6

Open your mind (déjate llevar)

Las caricias han llevado a los besos. Observas como tu novio le abre la bragueta al candidato y se recrea con una felación que te pone a cien. Tu te acercas y haces lo propio con tu novio. Lo mas difícil ya ha pasado. Llega el momento de olvidarse de los prejuicios y dejarse llevar. Compórtate con naturalidad y pon en práctica todo lo que te/os ponga cachondos. Una recomendación que te hacemos en este momento de lujuria: es importante no olvidar en ningún momento que sois tres. Aunque el candidato te ponga mas que tu novio, bien por la novedad, bien porque está muy bueno, la indiferencia puede provocarte problemas conyugales.

Regla 7

El Clímax

La corrida puede ser brutal si te has comportado como se espera que lo hagas en esas situaciones. Ya me entiendes. Así que,  ¡enhorabuena!, has hecho realidad tu trio sexual gay. Un consejo: sois una pareja. Abrir la cama a terceros no significa abrir la relación a complicadas combinaciones que pueden provocar disgustos. Por tanto, nada de encuentros furtivos si no es de común acuerdo. 

  , , , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *