Miles de personas reclaman justicia para Samuel Luiz

samuel luiz

El Orgullo de 2021 será recordado por el asesinato homófobo de Samuel Luiz en A Coruña

Ha sido un Orgullo a medio gas  porque la pandemia no ha terminado y la transmisión del virus entre los menores de 30 está desatada. Sin embargo el Orgullo de 2021 será recordado por el asesinato homófobo del joven de 24 años, Samuel Luiz en A Coruña.

 

El lunes,  como ofrenda final del colectivo LGTBI a la memoria de Samuel, se celebraron numerosas concentraciones de repulsa en numerosas ciudades españolas. La policía se encuentra -según Interior- escudriñando las cámaras de seguridad que pudieron registrar el momento de la brutal paliza.

 

Las concentraciones han sido muy numerosas -no podía ser de otra manera- porque una asesinato de estas características ofende a toda la sociedad o al menos debería hacer reflexionar a quienes desconocen ¡a estas alturas! por qué hay un día del Orgullo gay y no un día del orgullo hetero. Seguramente son los mismos que confunden machismo con feminismo o creen que las personas son ilegales solo por el hecho de emigrar. 

 

El asesinato de Samuel, un chico de 24 años, que trabajaba como enfermero en una residencia geriátrica, nos mata un poco a todos. En Galicia se han sucedido varios ataques a personas LGTBI es este mes del Orgullo (una pareja en A Coruña recibió un paliza y una mujer trans una paliza una noche después del crimen de Samuel).

 

La sinrazón de la violencia contra el colectivo gay en los últimos meses debe tener un origen. Las agresiones son frecuentes y el Observatorio contra la Violencia en Madrid asegura que sólo se denuncian 2 de cada 10 agresiones. Las agresiones pueden contarse por decenas todos los meses, solo en la capital española.

¿Cuál es la razón de esta sinrazón ?

 

Sólo hay que recuperar algunas de las declaraciones políticas de los últimos meses para encontrar algunos pirómanos que siembran vientos que acaban convirtiéndose en tempestades. Quienes gobiernan, se apoyan o colaboran directa o indirectamente con la ultraderecha acaban convirtiéndose en cómplices de los que incitan, alientan o espolean a los homófobos.

Lamentablemente en España hay muchos votantes con pulsiones racistas, homófobas o xenófobas. Como poco, son todos aquellos que con su voto hacen que los partidos de extrema derecha están en varios gobiernos autonómicos condicionando las políticas públicas y en el Parlamento de España aprobando leyes. Esa es la realidad y pensar que son sólo unos pocos es un error. Son muchos y cada vez están más crecidos.

 

Mientras que en Europa (Alemania o Francia) se aisla políticamente a los ultras, en España se normaliza su actividad política. El blanqueamiento del fascismo es un problema para la convivencia y un riesgo para todos aquellos que pertenecemos a minorías sexuales, políticas, raciales o culturales. 

 

Samuel  Luiz es una víctima del odio de las personas que consideran que los homosexuales son enfermos y merecen morir. Ha sido asesinado en un país que presume de democrático y líder mundial de libertades. Es hora de hacer justicia, detener a los culpables, juzgarlos y condenarlos con toda la fuerza de la Ley.

 

Después deberíamos reflexionar sobre cómo proteger de forma mas diligente a los colectivos amenazados por el fascismo y poner las medidas para que la democracia aisle a quienes los empujan. ¡Basta ya! ¡Justicia para Samuel Luiz!




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *