Acoso gay en el ejercito español

Un Cabo condenado a prisión por acosar a un subordinado

‘7 años acosando a un hetero’ podría corresponder al título de la página del diario personal de algunos gays a los que conocemos. La eterna convicción de que muchos heterosexuales no son homosexuales porque no lo han probado. Hay algunas mentes que no procesan bien las negativas y nunca dan su brazo a torcer. Podríamos estar de acuerdo en que el alcohol por ejemplo, reduce las barreras físicas e intelectuales y a veces las deja por el suelo, pero es otro tema del que podemos escribir largamente y quizá un día lo hagamos, porque hay mucha tela que cortar. Hoy queremos contaros una noticia mas seria. El Tribunal Supremo ha condenado a un Cabo del Ejército de Tierra a dos años y 10 meses de prisión por el acoso que ejerció sobre un subordinado durante 7 años. El Tribunal considera probado gracias a los testimonios aportados por numerosos testigos y la propia víctima que el Cabo ejerció un acoso continuado para conseguir los favores sexuales de la víctima que nunca accedió –según apunta la sentencia– y se mantuvo firme en su rechazo. Y ello a pesar de que el Cabo no cesó nunca en el acoso y la reiterada petición de favores sexuales. La sentencia detalla que hubo tocamientos «de culo», así como propuestas sexuales en las que el acusado se ofrecía a practicar una felación o que se la practicasen a él.

También puede interesarte:  Miguel Angel Silvestre vuelve con Sense8

La sentencia pone de manifiesto la prolongada situación de indefensión que vivió la víctima. El Cabo era inasequible. Durante siete largos años estuvo acosando a su subordinado, ofreciéndole favores sexuales y realizando tocamientos no consentidos. Con estos antecedentes la víctima soportó varias crisis de ansiedad hasta que puso en conocimiento de sus superiores la situación que estaba atravesando.

Cabe preguntarse por qué transcurrió tanto tiempo desde que la víctima comenzó a recibir los abusos y decidió denunciar. La estructura jerárquica del ejército, el miedo a la reacción del agresor o incluso a sufrir el descrédito del  propio ejército, hicieron que no denunciase con anterioridad.

El acosador cumplirá ahora una condena de dos años y medio de cárcel en una prisión militar y deberá indemnizar a la víctima con 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *