La española Marlén Viñayo, dirige este corto rodado en una prisión de El Salvador

‘Imperdonable’ es el corto documental de la directora española Marlén Viñayo (que lleva 8 años viviendo en El Salvador). El corto cuenta la historia de Geovanny, un sicario de la Mara 18 de El Salvador, que está encerrado en el penal de San Francisco Gotera para cumplir su condena por los crímenes que cometió, mientras lucha contra su propia sexualidad en una pandilla violenta, machista y homofóbica que muchas veces castiga con la muerte el ser gay.

cartel del corto documental imperdonable

 

Todo comenzó cuando Carlos Martínez, reportero del diario El Faro y especialista en pandillas, le dijo a Viñayo que había conocido a algunos pandilleros en el penal de San Francisco Gotera que se habían declarado abiertamente homosexuales.

 

Esto sorprendió mucho a la documentalista, ya que es sabido que las pandillas no permiten la homosexualidad dentro de sus filas y está castigada a menudo con la muerte. 

 

A pesar de que antes de este episodio Viñayo no se había planteado las pandillas como un tema a tratar, se dio cuenta de que esta vez era diferente y que tenía algo nuevo que contar y ahí empezó a gestarse la idea de ‘Imperdonable’.

fotogarama del corto imperdonable

Corto documental ‘Imperdonable’

 

‘Imperdonable’ pretende contar una historia sobre la complejidad de la vida. Cómo no es, ni buena ni mala, ni blanca, ni negra, sino que hay una amplia escala de grises. También intenta mostrar la paradoja de algunas sociedades, donde es más comprensible matar a un hombre que amarlo.

 

Y la complejidad del proyecto no acaba ahí, ya que ‘Imperdonable’ estuvo lleno de retos para Viñayo y su equipo, que sólo dispusieron de 12 días para rodar dentro de una cárcel en la que incluso los guardias permanecen encapuchados para proteger su identidad.

 

Con tan poco tiempo, el equipo de rodaje no estaba muy seguro de lo que iba a encontrar, pero una vez que pudieron identificar a los protagonistas, todo fue más fácil. Una frase que marcó a los creadores y que fue la base narrativa bajo la que se construyó el documental es el testimonio de uno de ellos que dice: “que para él matar a una persona era malo, pero no era tan difícil, mientras que amar a otro hombre era algo fuera de lo común”.

 

Según su directora, ‘Imperdonable’ “no pretende canonizar a un grupo de pandilleros que han sido culpables de crímenes horribles y que han aterrorizado a la población de El Salvador y de muchos otros países de América”. Pero también está de acuerdo en que “para que estos grupos dejen de hacer lo que hacen, es importante conocerlos, entenderlos”.

 

“Pero entenderlos no implica justificarlos, por lo tanto, no se creó una imagen idílica del pandillero, ni se les trató de presentar como víctimas por su preferencia sexual, sino que también se evidenciaron las cosas horribles que cometieron mientras estuvieron en libertad”.

 

‘Imperdonable’ triunfa en los festivales

 

A pesar de la controversia del tema, el cortometraje salvadoreño ha sido bien recibido por la crítica al ganar su categoría en el Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam (IDFA), y triunfar tanto en el Hot Docs, en Canadá, como en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato y en DocsMX. Además de entrar en la lista final de aspirantes a mejor cortometraje en la IDA Documental y ser una de las aspirantes en la lucha por el Oscar.

 

Las cosas podrían empezar a cambiar para El Salvador, un país que no cuenta con apoyo público ni privado al cine y que sólo ha logrado un premio Oscar, de la mano de André Guttfreund, quien en 1977 recibió el premio por “En la región del hielo”, como mejor cortometraje de ficción.

 

 

La censura en el cine gay a lo largo de la historia

Leave a Reply