Daniel Carriço tiene una lengua muy larga

El jugador del Sevilla ha sido denunciado por insultos ofensivos a un árbitro

Daniel Carriço fue expulsado del campo de juego en la final que enfrentó a su equipo, el Sevilla, frente al Fc Barcelona en la Copa del Rey celebrada el pasado domingo en Madrid. El sevillista llamó “marica” al árbitro según recoge el acta del partido. El insulto forma parte del vocabulario habitual de un deporte en el que las reglas no rigen igual que para el resto de la sociedad. En el fútbol se puede insultar, vejar o amenazar que sale gratis. Sin embargo, vestirse con una camiseta en la que aparecen las siglas A.C.A.B y la cara de un gato es motivo de una denuncia y de una sanción de 600 euros.

Daniel Carriço | Carlos del Cerro Grande

Daniel Carriço | Carlos del Cerro Grande

El jugador del Sevilla fue protagonista de otro ‘incidente‘ en la final de la Europa League que el Sevilla jugó contra el Benfica en 2014.  Daniel Carriço recibió cientos de insultos homófobos en las redes sociales y fue noticia en medio mundo por el apasionado beso que le dio a su compañero de equipo, Ivan Rakitic, en el momento en el que celebraban la victoria del Sevilla en la final de la  Europa League. Nadie hizo nada por castigar a los responsables de los insultos a los que ambos jugadores se vieron sometidos, aunque ninguno de ellos -que sepamos- es homosexual.

Daniel Carriço se ve ahora envuelto en una polémica en la que va a ser denunciado por insultos homófobos contra el árbitro de la final de la copa del Rey ante la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, a instancias de el Observatorio Español contra la LGBTfobia (StopLGBTfobia).

¿Apostamos a que la denuncia se pierde en algún cajón?

Bienvenidos al país donde se persigue a los titiriteros por representar obras de teatro, a los músicos por las letras de sus canciones y a los desconocidos por llevar camisetas que disgustan a los policías. Viva la democracia.

  , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *