El gran año de Rodrigo Cuevas

RODRIGO CUEVAS Y SU GRAN AÑO

El asturiano Rodrigo Cuevas cierra un año lleno de triunfos en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid

Pocos conocían hace algunos meses a Rodrigo Cuevas. A pesar de que cumple 4 años trabajándose a un público minoritario, con conciertos en ambientes underground, hasta ahora no había conseguido popularizar su singular estilo musical. Ha sido con la publicación de PRINCE OF VERDICIU, un EP de 4 canciones cuando ha empezado a ser reconocido. La popularidad de este asturiano singular ha crecido gracias al trabajo intenso en Internet (ha conseguido viralizar varias canciones) y al favor de un público que ha caído rendido a un estilo musical indefinible pero sincero y directo.

Como asegura  Alan Queipo de notodo.com “el asturiano ha conseguido crear un conglomerado neofolk en el que caben tanto guiños tradicionalistas a figuras como El Presi y al cancionero asturiano que va desde las saetas al cancionero popular de los vaqueiros de alzada hasta guiños al tecnopop petardo noventero u homenajes estéticos que se mueven entre Freddie Mercury (ese bigotillo), Prince (esa portada, ese apelativo), Tino Casal (esa irreverencia excéntrica), Martirio (ese neodivismo), Rocío Jurado o Raphael (esa intensidad expresiva) o Lila Downs y Gepe (ese neofolclorismo policromático), entre otros.”

Rodrigo Cuevas es un agitador del folcklore tradicional del norte de España que ha conseguido popularizar canciones tradicionales de los pueblos de regiones como la asturiana, renovando el lenguaje, el tono y sobre todo las performance con las que se gana al público de las salas. Su gran año ha sido el colofón en el Nuevo Teatro alcalá de Madrid donde ha llenado con una oferta musical que tan solo hace unos meses hubiese sonado a chiste para cualquier empresario escénico de Madrid.

  , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *