40 años sin cárceles gays

 
Scruff - los chicos que te gustan están aquí
 

Las cárceles que separaban activos y pasivos fueron el destino para cientos de gays en España 

Hace 40 años ser homosexual era un delito en España. ¡Delito! Hoy cuesta imaginarse ese escenario imposible. Hombres encarcelados en prisiones para activos y para pasivos. Escarnio público. Terapias de aversión. Antecedentes para toda la vida. Torturas. Asesinatos. El fin de la cárcel para los homosexuales terminó el 26 de diciembre de 1978.

despenalización homosexualidad en España

Después de 40 años muchos de aquellos hombres encarcelados por su sexualidad son hoy jubilados o ancianos que han disfrutado de una segunda juventud a partir de la derogación de las leyes anti homosexuales. Entre 1970 y 1979 casi mil personas pasaron por cárceles pensadas para encarcelar personas con una orientación sexual que no gustaba al franquismo.

 

Puedes leer también:

LA MASACRE HOMOSEXUAL EN EL FRANQUISMO

 

El régimen franquista construyo dos prisiones. Una de ellas estaba en Huelva donde se enviaba a los activos. La segunda se encontraba en Badajoz donde se recluyó a los pasivos. Todos, activos y pasivos, habían pasado por un infierno personal antes de llegar a prisión.

Existían delaciones en las familias incapaces de asumir la homosexualidad de hijos y familiares

En algunos casos habían sido delatados por las propias familias y en otros habían sido sorprendidos en encuentros furtivos en lugares públicos. En todos los casos eran tratados como enfermos desde el punto de vista psiquiátrico y como delincuentes desde el punto de vista penal, ya que eran encerrados junto a delincuentes con penas por delitos de sangre o robo.

Descubre en que se ha convertido la cárcel para pasivos de Badajoz

prisión homosexuales

Gays encarcelados junto a asesinos

Los testigos de la barbarie cuentan como muchos presos peligrosos se hacían pasar por homosexuales para ser ingresados en esas cárceles al considerar que el trato iba a ser más humano. Esa circunstancia provocó que las cárceles para homosexuales se convirtiesen en un infierno para los jóvenes ingresados allí por su sexualidad.

manifestacion contra ley de peligrosidad social

La Ley de peligrosidad y rehabilitación social, la norma bajo la que se amparaba la represión de los homosexuales no fue derogada hasta 1978 pero la modificación de la norma no entró en vigor hasta el 11 de enero de 1979. Durante ese periodo, 1.000 personas entraron en prisión.

Cárcel para homosexuales pasivos Badajoz

Prisión para gays pasivos de Badajoz

Cárceles para activos y para pasivos

Los penales de Badajoz y Huelva establecieron módulos especiales para acoger pasivos y activos. Las listas se elaboraban gracias a las confesiones obtenidas durante el juicio que se convertía en un espectáculo humillante para el acusado que debía confesar con detalle quienes eran sus parejas y en qué consistían los contactos sexuales.

persona represaliada por el franquismo

La sentencia establecía la pena, que podía consistir en cárcel, multa o prohibición de residencia, es decir la expulsión del domicilio y la obligación de emigrar a otro lugar. Por supuesto la pena de internamiento era cumplida sin excepciones y los gays sometidos a terapias de aversión para ‘curar’ la homosexualidad.

terapia de aversión homosexual

Terapias de aversión

La terapia de aversión consiste en someter al paciente a  un estímulo al mismo tiempo que se le hace experimentar alguna forma de sensación desagradable. En el caso de los homosexuales se les mostraban imágenes de hombres desnudos y a continuación se les aplicaban descargas eléctricas. Las torturas, las agresiones, las violaciones de otros presos y el acoso continuó durante 9 años hasta 1979.

Muerte civil de los homosexuales

La vida no era mucho mejor después de salir de prisión. Los homosexuales cargaban con antecedentes penales lo que les impedía encontrar un trabajo digno. En la época era imprescindible presentar un certificado de penales para acceder a cualquier trabajo. Una situación heredada de la persecución a los perdedores de la Guerra Civil española, que generalizó la exigencia de presentar certificados para señalar a los ‘rojos’.

El delito de escándalo público

¿Terminaron aquí las persecuciones a los gays en España? El delito de escándalo público se mantuvo hasta 1988. Con la excusa de relacionar conductas inapropiadas como besos entre dos hombres, o practicar sexo en una playa (sin gente, por supuesto) los gays podían ser acusados de escándalo público. Una figura legal que se mantuvo hasta la modificación del Código Penal de 1992. La despenalización de la homosexualidad en España fue un hito en la historia negra del país.

 
Scruff - los chicos que te gustan están aquí
 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *